El traslado de un taladro petrolero implica, incluso en condiciones normales, el despliegue de una gran operación logística. En el contexto actual, azotados por una pandemia de dimensiones nunca antes vistas, con fronteras cerradas y condiciones extremas de bioseguridad, la operación constituye un reto. Bajo estas condiciones, MARILOGINSA estuvo encargada del transporte door to port del equipo.

En una fase previa, el taladro de perforación fue desmontado en una operación que involucró a más de 30 personas, grúas todo terreno de 250 toneladas, montacargas y 15 camiones. Las operaciones petroleras en el Ecuador se encuentran concentradas en la zona amazónica, atravesadas por el Río Napo, gran afluente del Río Amazonas. Es así, que toda operación de carga desde los bloques petroleros implica el transporte fluvial. El transporte de este taladro no fue la excepción; los camiones cargados con las partes de este equipo fueron trasladados en gabarras con capacidad de 500 toneladas a lo largo de 100 millas náuticas hasta el puerto de providencia, y 200km de transporte terrestre hasta nuestra base de operaciones en la ciudad de El Coca.

El cliente, aún no estaba listo para el envío de este equipo a su destino final. Así, MARILOGINSA ofreció el servicio de almacenaje hasta la consolidación de la carga. El mayor reto fue cuando el cliente necesitó que el taladro fuera trasladado hasta el puerto de Xiangang en medio de la crisis logística internacional marcada por el COVID-19. Debíamos mover 15 bultos, con un volumen total de 1.043 m3 y un peso de 334,52 toneladas cumpliendo estrictos protocolos de bioseguridad.

Además de que el personal involucrado en la operación estuvo en cuarentena obligatoria los 14 días previos a la operación, sometidos a estrictos chequeos y pruebas para determinar el estado óptimo de salud, la carga tuvo que ser desinfectada.

Primero fueron desinfectados todos los medios de izaje (grúas de 80 toneladas), así como los medios de transporte utilizados para el traslado de la carga. Entonces, le tocó el turno a las 15 piezas de gran tamaño y peso en las que estaba dividido el taladro. Estábamos listos entonces; nuestra flota de camiones con plataformas altas y bajas, cargados y desinfectados, iniciaban un trayecto de 695,4 km por el corredor logístico Costa – Amazonía,  atravesando la geografía ecuatoriana, pasando por varios puestos de desinfección hasta el punto de trasbordo en el puerto de Guayaquil.

Una vez más, en el puerto, nuestros conductores fueron sometidos a controles de salud y la carga fue desinfectada nuevamente antes de ser finalmente embarcada, cumpliendo con todos los requisitos de despacho de aduanas, en la nave que recorrería 9.078 millas náuticas hasta su destino: el puerto de Xiangang, China.

Situaciones especiales requieren estándares de calidad especiales. En momentos en los que aparecen variables inesperadas con las que no contábamos, nos adaptamos a las nuevas condiciones. En MARILOGINSA nos ajustamos a tus tiempos, ofreciéndote soluciones integrales y cumpliendo con todos los protocolos que garanticen tu seguridad, la de nuestros empleados, subcontratista y las comunidades en las que operamos.